En un país como el nuestro, en el que las facturas por calefacción eléctrica son desorbitadas, cada vez en más hogares y empresas están optando por una caldera de biomasa industrial en Madrid, una opción renovada con la utilización de los pellets, aunque la calefacción por biomasa haya sido una de las formas más tradicionales para obtener calor, hasta el punto de que se practica desde hace miles de años.

Hasta hace pocas décadas, este tipo de calderas o estufas se alimentaban de leña o de astilla, pero en Austria hace 30 años se inventaron los pellets, es decir, pequeños trozos de serrín prensado, en forma de virutas, hoy día el combustible idóneo para instalaciones de bajo consumo y edificios en ciudades por su bajo precio y ahorro constante en la instalación de caldera de biomasa que llevamos a cabo en RIALCA.

Las ventajas de una caldera de biomasa industrial en Madrid van más allá de la cuestión económica, aunque no deja de ser la principal. No en vano, dependiendo del combustible y la demanda, se puede ahorrar hasta un 505% de los costes de calefacción, una cifra que hace que instalar este tipo de calderas resulte una inversión más que interesante. Pero, además, son recomendables porque no dependeremos de las fluctuaciones de los precios de los combustibles fósiles que alimentan otros tipos de caldera.

La ventaja de poder comprar el combustible a diferentes proveedores locales o incluso producir leña o astilla por nuestra cuenta en el caso de vivir en zonas acordes para ello son interesantes, así como la elección de utilizar una calefacción respetuosa con el medio ambiente.