El mantenimiento de calderas en Majadahonda es muy importante. Por ello es imprescindible que conozcas muy bien el funcionamiento de tu caldera. Existen muchos tipos de calderas y todas ellas necesitan un buen mantenimiento.

Pues bien, no solo hablamos del mantenimiento de calderas en Majadahonda, sino que además te informamos acerca del origen de estas calderas y cuál ha sido su transformación a lo largo de la historia.

Las primeras calderas aparecieron con la Revolución Industrial de finales del siglo XIX. Era una época donde casi a diario aparecían nuevos inventos, entre los cuales surgió la máquina de vapor de James Watt.

Ya tiempo atrás Denis Papin había diseñado una maquina capaz de almacenar agua y calentarla de forma que generara vapor. A este aparato se le denominó marmita y es el antecedente de la popular olla a presión.

El vapor que generaba esta máquina ayudó a impulsar esta Revolución Industrial, ya que sirvió para mover numerosas maquinarias y transportar grandes y pesadas mercancías. Se utilizaron barcos y ferrocarriles gracias a este mecanismo y aparecieron las primeras calefacciones en los hogares.

Hoy en día todavía sigue palpándose este invento como calefacción en algunas ciudades, como Nueva York. En sus edificios todavía existen estas calderas de vapor, a las cuales les llega el calor a través de las tuberías internas.

En otros edificios durante el siglo XX se instalaron calderas, aunque en este caso el mecanismo que utilizaban era mediante carbón. Todavía se puede observar en muchos edificios. Mediante estas calderas, el agua caliente llegaba a los hogares a través de las tuberías. Cuanto mayor distancia existiera con respecto a la caldera, menos calor se apreciaba. Algo que hizo que se incrementara el nivel calorífico de la caldera, viéndose afectados aquellos edificios más cercanos.

Si estás interesado en saber más o en contar con los mejores profesionales del sector de las calderas, visítanos en Rialca.